El niño colombiano que estará en la inauguración del Mundial de Rusia

Esteban García, un caleño de 9 años, participará en los actos de protocolo del partido inaugural del certamen más importante del fútbol. Foto: captura de video

El próximo 14 de junio, frente a 80 mil personas y millones de espectadores, Esteban García, un caleño de nueve años y promesa del fútbol colombiano, saldrá al campo de juego del estadio Luzhniki de Moscú de la mano de un jugador mundialista. Esto gracias a la campaña “Dale la mano a su Sueño” para seleccionar al Player Escort de McDonald’s en Colombia: un programa que da la oportunidad a niños y niñas de escoltar a los jugadores mundialistas al campo de juego.

Esteban hace parte del programa Élite de la Academia de fútbol Carlos Sarmiento Lora de Cali, y desde los cinco años ha sido apasionado de este deporte. Él, en compañía de su mamá, viajará a Rusia para hacer realidad su sueño: participar en el Mundial de la FIFA 2018.

“Dale la Mano a su Sueño” fue la actividad con la cual McDonald’s, con el apoyo de Caracol Radio, seleccionó al Player Escort nacional; convocando a entidades sin ánimo de lucro que, por medio de la enseñanza del fútbol, generan impactos positivos en las vidas de niños, niñas y comunidades. Cada una de ellas postuló niños y niñas, entre seis y diez años, que destacaran por su liderazgo, espíritu comunitario y vocación de servicio. Cinco niños llegaron a la final: Yolimar (Barranquilla), Daniel (Bogotá), Marlon (Bogotá), Simón (Medellín) y Esteban (Cali) y despertaron la solidaridad e ilusión de miles de colombianos, quienes con su voto le dieron el título de Player Escort a Esteban.

“Es un niño muy inteligente, dinámico, apasionado y líder en el terreno de juego, pero lo más importante es que es muy respetuoso y se hace querer por sus compañeros”, comentó Vanessa Perdomo, su mamá. Con su forma de ser y gracias al apoyo de su familia, comunidad y amigos, Esteban cumplirá uno de sus sueños más anhelados: estará al lado de figuras mundiales del fútbol y compartirá con ellos la alegría mundialista.

Perdomo, agrega, “empezamos perdiendo con 300 votos, y los otros iban adelantados como en 1.700 votos, pero de ahí para allá empezamos a trabajar todos. Ganamos por una ventaja de 2.700 votos, eso fue muy especial, una felicidad para todos”.