La jerarquía del Madrid superó a la chequera del PSG en el primer duelo

La jerarquía del Madrid superó a la chequera del PSG en el primer duelo

febrero 15, 2018 Desactivado Por Opine En Deportes

El equipo español se impuso 3-1 al onceno francés en un duelo en el que tuvieron que remar de abajo. Los parisinos jugaban mejor, pero al final CR7 y sus compañeros hicieron valer su experiencia.

…………………………………………………………………….

La cara de Nasser Al-Khelaïfi en el palco presidencial de Santiago Bernabéu lo decía todo. Se jugaban los últimos minutos del partido de ida de los octavos de final de la Champions League y a su lado el presidente de Real Madrid, Florentino Pérez, celebrara junto al presidente de Francia, Nicolas Sarkozy un resultado que marcó la victoria de la jerarquía sobre el poder de la chequera.

Con un equipo cargado de estrellas, Al-Khelaifi llevó a su París Saint Germain con la intención de demostrar de una vez por todas que podía asaltar el campo de cualquiera de sus rivales en Europa y proclamarse como el gran favorito de la actual Champions.

La idea era transmitir que aquella tragedia de Barcelona se había superado y que el club había alcanzado una dimensión diferente. Ahora, tiene a jugadores como Neymar y Dani Alves, acostumbrados a disputar todo tipo de títulos y a manejar con soltura las presiones.

Al-Khelaifi junto a Florentino Pérez y Nicolas Sarkozy, expresidente de Francia, en el partido de Champions League.

Al-Khelaifi junto a Florentino Pérez y Nicolas Sarkozy, expresidente de Francia. Foto: captura de video.

Al frente se encontró a un Real Madrid agobiado por su mal momento en el fútbol español. Alejado de su gran rival Barcelona en la Liga, eliminado prematuramente de la Copa del Rey y señalado sin contemplaciones por un sector de la hinchada, las posibilidades de un tropiezo ante la nueva gran potencia europea se aceptaba como una gran probabilidad en las toldas merengues.

Arrancó el juego y tras un comienzo con ambos equipos intentando penetrar en la defensa contraria, Neymar, Mbappe y Cavani parecieron dirigir a la nueva orquesta, que en partes se vio superior a los locales.

Real Madrid salió activo, pero como en el rentado doméstico, se fue quedando sin mayores ideas y cedió un terreno peligroso a los parisinos.

Aparecieron las gambetas de Neymar. Un jugador exquisito y de talento inigualable en la actualidad, pero que suele pecar de excesivo en las jugadas personales al borde del área.

También Cristiano Ronaldo la tuvo tras un pase para enmarcar de Marcelo. Pero el portugués estrelló la pelota en el rostro de Areola y mantuvo el empate un rato más.

El partido lucía parejo, pero el potencial de las llegadas anunciaba que el 0-0 se modificaría pronto. Hasta que al minuto 32 apareció Mbappe por derecha. Ganó el joven francés, que centró en busca de Neymar y Nacho se tuvo que estirar para evacuar. La pelota quedó en el área servida a Rabiot, que no perdonó.

La chequera de Al-Khelaifi se imponía en el Santiago Bernabéu. Las esperanzas merengues se esfumaban de sus seguidores, mientras el PSG crecía en cada minuto. El juego parejo ya no era tan parejo y la visita lucía cómoda en un campo temido como hostil hasta hace poco.

No contaba el cuadro de París con las equivocaciones del argentino Lo Celso, que mientras los locales se convencían de llegar al descanso abajo, cometió dos acciones que revivieron los ánimos merengues. Primero quiso retroceder con un taco que se quedó corto y robó Isco. El de Rosario quiso recuperarse y cometió una falta que le costó una amarilla y una posibilidad a Cristiano de tiro libre.

Pero el 7 ya no es el mismo de antes y su remate no tuvo dirección de portería.

El segundo error de Lo Celso le costó el empate. Transcurría el minuto 43. Marcelo, uno de los mejores del partido, encontró a Toni Kroos solo por izquierda. El alemán recibió, entró al área ante la marca tardía del argentino y buscó una fricción para lanzarse al suelo. El recuperador cayó en la trampa y, aunque muchos reclaman inexistente la falta, sujetó a su rival que no tardó en caer.

El juez cobró pena máxima. Cristiano, que había fallado dos ocasiones claras, no vaciló y ejecutó un disparo al que no pudo llegar el portero a pesar de su buena volada.

Pero el empate no pareció despertar a los locales. En el segundo tiempo los de Unai Emery se apoderaron de la pelota y se instalaron en el terreno de un Real Madrid que pareció quedarse sin argumentos. Tirarse atrás y aguantar a como dé lugar. Nunca antes la chequera se vio tan poderosa en el campo de un rival de peso en el continente.

Parecía la fiesta de Neymar. Y de Al-Khelaifi, que disfrutaba la compañía de Florentino Pérez.

Llegó el PSG, pero Mbappé no pudo definir. Disparó Rabiot y el brazo de Sergio Ramos cortó ante la vista ciega del central, castigado luego por un pelotazo de Neymar que lo noqueó un par de minutos. Los franceses se embriagaron antes de finalizar la fiesta y el dominio no se vio reflejado en el marcador.

Perdonó el PSG y dio lugar a que despertara el gigante. El espíritu del campeón, el de las hazañas, ese inefable instinto que los expertos llaman jerarquía y que solo la experiencia, los títulos y la historia permiten adquirir a un club.

Y si hay un equipo con jerarquía en Europa es el Real Madrid. Y Cristiano Ronaldo, que necesita aparecer poco para hacerse efectivo. Zidane reaccionó al enviar al campo a Bale, a Lucas Vásquez y a Asensio. La apuesta le funcionó y entonces sus jugadores se sacudieron del letargo.

El bicampeón encontró el camino. Modric buscó a Asensio por izquierda al minuto 83. El juvenil encaró, ganó el espacio y centró cruzado a un lugar al que no llegaba ningún compañero. Pero el portero no se percató e intentó despejar, desesperado. La pelota buscó a CR7, que con el muslo marcó su doblete y llegó a 101 goles en Champions League con Real Madrid.

No hubo tiempo para la reacción. Marcelo se juntó de nuevo con Asensio y este último habilitó al primero para sentenciar el 3-1 definitivo al 86.

La sonrisa de Al-Khelaifi desapareció al tiempo que afloraba la de Florentino Pérez. La chequera, una vez más cedía ante la jerarquía de los equipos con tradición.

La llave continúa abierta y el presidente de los parisinos se mostró confiado de poder remontar en casa. Será una nueva oportunidad para que el PSG, con su potencial construido a base de euros, se imponga a un Real Madrid que tuvo que apelar a su jerarquía para continuar en pie.

¿Podrán resistir los merengues o Neymar, Mbappe y Cavani le darán vuelta? Esto es fútbol y cualquier eventualidad deparará en el Parque de los Príncipes.

RESUMEN COMPLETO