Puntos de vista ¿El rescate del boxeo? (Opinión)

Puntos de vista ¿El rescate del boxeo? (Opinión)

julio 22, 2012 Desactivado Por Opine En Deportes

RAUL PORTO CABRALES. No puedo continuar en silencio. Me mata la vergüenza seguir pasando de lado a la situación que vamos a tratar a continuación. Les confieso que cada vez veo menos combates de boxeo por televisión y hace rato que ya no voy a las veladas que se hacen en Cartagena, como protesta por el pésimo nivel a que ha llegado esta actividad en todo el mundo y en la ciudad, en la cual este fenómeno viene desde los inicios de los 90 siendo una de las causas del bajón que vivimos.

Juan Urango. Foto: colombia.com

Empecé a ver boxeo desde los 8 años de edad en el Circo Teatro y por ello fui testigo de la carrera que iniciaron decenas de pugilistas, protagonistas del comienzo de una nueva era para el arte de fistiana local y nacional. Así vimos el surgimiento de Mario Rossito, “Mochila” Herrera, Bernardo Caraballo, Elías Lián, “Pinky Boy Camargo”, “Jack” Hernández, Alfonso Valiente, “Baby” Vásquez, Pedro Vanegas, Germán Gastelbondo, el “Peche”, José Godoy, “Pelúo” Arnedo, “Chico” González, Hipólito Palomeque, “Lolo” Pitalúa, Adalberto Iriarte, Justo Valdés, Milton Méndez, el “Dentista” López, “Pambelé” y el “Rocky”, entre otros, para mencionar a los de la primera cochada.

Con el accionar de ellos el viejo y reseco maderamen de la Serrezuela vibraba y nadie se quejaba que las peleas eran malas. Y paralelo a eso nos dimos el lujo de ver a tantos buenos peleadores extranjeros por la misma época, como Valentín Brown, Enrique Dinatali, Vicente Rivas, José Antonio Burgos, Pedro Miranda, Ramón Arias, José Acosta, Eugenio Espinosa, el “Morocho” Hernández y pare de contar; hasta excelentes cachacos como Ulises Botero, Rafael Luna, “Rudy” Escobar, Álvaro López, Miguel Espinosa, José Bernardo Prada, Ricardo Estupiñán, “Puyanube” Silgado, Raúl Díaz, Sergio Álvarez, Rubén Darío Palacios y otros que se me escapan.

En los años 20 el ídolo de Cartagena fue el bogotano “Firpito”, en los 30 otro rolo como el fajador José Domingo Rozo que libró duras batallas con “Chico de Hierro”, en los 40 fue el malogrado antioqueño “Baby” Uribe y en los 50 el mejor estilista de Colombia como lo fue el caldense “Kid Manolete”.

Por eso todos aquellos que hacemos parte de ese historial, es como si perteneciéramos a una cofradía que tiene los mismos principios, como es el de no aceptar las propuestas boxísticas que desde hace 20 años se nos vienen presentando.

Jamás me he avergonzado de mi interés por el boxeo que la mayoría condena. Una pelea es como la misa para el creyente. Pura liturgia. Es a la vez un diálogo desalmado, sin palabras.

El pasado jueves 19 se dio en el coliseo Bernardo Caraballo otra velada – la tercera del año denominada Duelo de Naciones – que han contado con el apoyo de la Gobernación de Bolívar, con la intención de dizque rescatar el boxeo de la ciudad, una responsabilidad demasiado grande que no se logra de la noche a la mañana, aunque se recurre al gancho de darlas gratis para el aficionado asistente, creyendo que con esto se puede aceptar sin reclamar la mala o pésima calidad del espectáculo que se presenta, tomando como tontos o ingenuos siderales a los inconformes que no tragan entero. Para esto se presta la prensa, la que informa tergiversando los hechos, al decir que la velada fue de una “excelente calidad”. Por favor, se ve que no han visto buen boxeo.

No hay derecho a que en estas programaciones – según el decir de fuentes muy confiables – se invierta un dineral casi aproximado a una cartelera de tipo mundialista, y además se siga insistiendo en querer convencer a la afición a que acepte a un pugilista del altiplano llamado Alexander Brand, como la octava maravilla del mundo, y lo que es peor ponerlo de estelarista, cuando el pobre hombre se ve que boxísticamente está limitado, tiene un boxeo rudimentario, sin habilidad en la defensiva, carente de ofensiva y efectividad, torpe para caminar el ring, y encima de eso viejo ya para estar en esas andanzas porque su reloj marca 35 rayas.

O sea, nos lo quieren vender como el nuevo ídolo con esa candidez, inocencia y transparencia, siguiendo tan campantes con esa carita de yo no fui. Si verdaderamente el gobierno del señor Gossaín está preocupado por rescatar el boxeo, con mucho respeto le recomendamos que lo haga desde la base, montando gimnasios, llenándolos de implementación, nombrando entrenadores, fortaleciendo la liga de boxeo, creando una verdadera escuela de formación, inundando al departamento de monitores como hicieron en Antioquia; pero no le pierda el tiempo ylos recursos a estas pantominas, ¿a cuenta de qué?

Lo peor es que la gente opina que el interés por estar promocionándose a Brand, es porque su apoderado es el señor Óscar Gómez Hernández, cuñado del señor gobernador. ¿Cuánto le cuesta al Departamento de Bolívar seguir en esto, sin antes no invertir en la base, que es de donde salen las futuras estrellas? ¿Qué hace Iderbol organizando eventos de carácter profesional que no son de su incumbencia, usando recursos que necesitan a gritos todas aquellas disciplinas deportivas que sobreviven con mendrugos?

La vida es una responsabilidad demasiado grande para el pecador y para el que se gana la vida tirando y recibiendo trompadas.

rportoc@hotmail.com

Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a sus autores, por lo tanto no reflejan la opinión o posición de opineendeporte.com